Friday, May 19, 2006

el chofer era de esos que al parecer tienen que hacer hora, esos que se suele odiar, por lo menos yo que nunca ando con tiempo de sobra. pasaron tres semáforos y él se las ingenió para comenzar lento cuanto pasaríamos al cuarto rojo, pero hoy misteriosamente eso no me importó, y repito, no iba con tiempo de sobra, pero realmente no me importó. me senté al lado de la ventana y me dio igual, el que se sentó a mi lado pisó algo de mi abrigo y no me incomodó, no me dió verguenza decirle permiso y tampoco ponerme las orejeras cuando estaba al lado del chofer dicéndole aquí porfavor, siendo que ese es uno de los sitios más complicados, donde todos están pendientes de tí. cuando me bajé no me entró gran frío, había un grifo abierto y pensé que ya abría agua en casa, no me dio pena no tener cámara. aún no hay agua. and i cant get. puedo inventar frases en inglés. al final las canciones son mías. las hojas y los lugares. :)

2 comments:

kats said...

yo siempre trato de no enojarme cuando el chofer anda lento o la micro se demora(transantiago de lo peor) a pesar de que nunca tengo tiempo, pero andar con el ceño fruncido por llegar unos minutos mas tarde no vale la pena.
muá :)

Photoholic said...

yo también siempre me siento en el pasillo
no tanto por verguenza, sino que por latiraaaa
beso pachi pachi